Vaticano: ¿ciudad libre o estado?

Post image for Vaticano: ¿ciudad libre o estado?

¿Es la Iglesia católica [Vaticano, Santa Sede] un estado? Escrito por Stephan Kinsella y traducido por Fabricio Terán

En primer lugar, Chris Manion escribió una entrada, el Papa Benedicto XVI sobre la Caridad y Verdad, sobre la nueva encíclica del Papa Benedicto XVI, “Caritas in Veritate”, que trata sobre la importancia de las (necesariamente voluntarias) actividades caritativas. Como Manion escribe:

En primer lugar, la caridad es, por definición, voluntaria. Tan pronto como llega a ser obligatoria, ya no es caridad. Es robo respaldado por el poder, y el ansia de poder es reconocida por la Iglesia como el pecado de Satanás (1 Juan 2:16; Lucas 4, passim). La caridad que el Papa pide es el amor cristiano libremente dado de los individuos (los estados, después de todo, no pueden amar), y el Papa pide a todos nosotros dedicarnos más plena y profundamente a este amor, fruto de la cual está la generosidad voluntaria y la fuente de la cual es Cristo.

En segundo lugar, la verdad es el compañero indispensable de la verdadera caridad. Dado su historial, la posibilidad de que de repente se pueda confiar en que los gobiernos actuales digan la verdad sobre algo, es mucho menos de lo que están haciendo con el dinero tomado por la fuerza del contribuyente productivo, requeriría una conversión visible y profunda de proporciones verdaderamente milagrosas .

Esta exigencia de la verdad y la caridad voluntaria – el amor cristiano genuino – es el centro de todas las particulares que el Papa está pidiendo. La izquierda oportunista está ocupada quitando este corazón latiente fuera de la carta del Papa, y tratando de vender el cadáver como una raída diatriba izquierdista contra la libertad económica. Como era de esperar, su enfoque no implica ni la verdad ni la caridad.

Mi respuesta y algunos otras que siguieron, están a continuación:
-Stephan Kinsella:

Chris, toda la razón sobre que la caridad es voluntaria. Y no sólo eso, hasta donde yo sé, la Santa Sede es el único estado en el mundo que no tiene impuestos y es soportado por donaciones voluntarias de los mil millones de católicos de todo el mundo. Es el estado más libertario del mundo.

-¿Es el Vaticano un Estado?
Lew Rockwell:

Stephan, mientras que el Vaticano se le llama un estado, en realidad es una comunidad voluntaria. Véase el documento de Carlo Lottieri, “Ciudad del Vaticano como una Sociedad Libre“.

-Stephan Kinsella:

Lew, excelente punto. Esto pone de relieve la necesidad de distinguir la concepción política del Estado de definiciones más positivistas, como la que se emplea.

fotos-roma-plaza-san-pedro-vaticano-005Esta es realmente una zona bastante fascinante. El derecho internacional generalmente establece cuatro criterios para la condición de Estado: “El Estado como persona de derecho internacional debe reunir los siguientes requisitos: (a) una población permanente, (b) un territorio definido, (c) gobierno, y (d) capacidad para entrar en relaciones con los otros estados. ” (Art. I, Convención de Montevideo sobre Derechos y Deberes de los Estados) Teniendo en cuenta estos criterios, hay varios “microestado” y “estados límite “, como San Marino, Mónaco y Liechtenstein. Y los “estados” no son las únicas “personas jurídicas” en virtud del derecho internacional, existen también organizaciones internacionales como las Naciones Unidas (véase Brownlie, cap. 3) y otras entidades sui generis como la Santa Sede (la ciudad del Vaticano no es un estado en virtud del derecho internacional, sino que tiene una relación turbia con la Santa Sede). Pero incluso para los estándares del derecho internacional positivo el estado de la Santa Sede como estado está en el límite (véase Brownlie, p. 64), aunque se reconoce como un estado (no miembro) de la ONU.

¿Ser un “estado” en este sentido es necesariamente no-libertario? Creo que no, ya que ninguno de estos criterios, incluso el de “gobierno” implica necesariamente la agresión. Los libertarios están en contra de la agresión, y por lo tanto también contra la agresión institucionalizada, el “Estado” al que se oponen los libertarios es la agencia de agresión organizada o institucionalizada. En Power and Market, Rothbard cita a El Estado de Oppenheimer:

Hay dos formas fundamentalmente opuestas por las cuales el hombre, en busca del sustento, se impulsa para obtener los medios necesarios para satisfacer sus deseos. Estos son el trabajo y el robo, el trabajo propio y la apropiación por la fuerza de la mano de obra de otros. … Propongo … para llamar a su propio trabajo y el intercambio equivalente de su propia mano de obra para el trabajo de otros “medios económicos” para la satisfacción de las necesidades, mientras que la consignación no correspondido del trabajo de los demás será llamados medios “políticos. “… El Estado es una organización de los medios políticos [énfasis añadido].

O, como lo definió Oppenheimer en su introducción a El Estado: “quiero decir con [el 'Estado'] la suma de privilegios y posiciones dominantes que son traídos a la existencia por el poder extra económico. Y en contraste con esto, quiero decir por Sociedad, la totalidad de los conceptos de todas las relaciones puramente naturales e instituciones entre el hombre y el hombre …. ” (Véase también el clásico de Rothbard Anatomía del Estado; actualización: ver también mi post La naturaleza del Estado y libertarios ¿Por qué lo odian?.)

Aquí, por cierto, vemos la genialidad de la definición esencialista de Hoppe del socialismo no sólo como un control centralizado de los medios de producción, sino como “una injerencia institucionalizada o invasión a la propiedad privada y los reclamos de propiedad privada” (Una Teoría del Socialismo y El Capitalismo, p 2,. vea también pág 12). A los que objetan que esto significa que todos los estados son socialistas, y todo el socialismo es estatista, sí. Exactamente, y es por eso que los libertarios son anti-estado. Esto se debe a que están en contra de la agresión, y todos los estados (en nuestro sentido) emplean la agresión, y esto es lo que también está mal con el socialismo: es simplemente la agresión institucionalizada (actualización: véase también mi artículo Lo que significa ser  anarcocapitalista). Así Hoppe explícitamente escribe:

No puede haber socialismo sin Estado, porque siempre y cuando haya un Estado hay socialismo. El Estado, entonces, es la institución que pone en práctica el socialismo, y el socialismo se basa en la violencia agresiva dirigida contra víctimas inocentes, la violencia agresiva es la naturaleza de cualquier estado.

(Teoría del Socialismo y el Capitalismo, pp 148-49, énfasis añadido)

En resumen: Lew, he sido corregido. La Santa Sede no cobra impuestos, no obliga, no comete agresión. No es un estado en nuestro sentido, no importa cómo lo  llame la ONU. Y tal vez es por eso que es odiado por los izquierdistas y progresistas.

Previous post:

Next post: